Brown 3185 3º Piso Of.8, Mar del Plata, Bs.As. 7600, Argentina

Ultimas Novedades

El rol central de la labor pericial. Demanda a un Hospital

Una mujer demandó a un hospital porque los médicos se negaron ingresar a su marido al servicio de emergencias, refiriendo que el...

Concepto de Ambiente en Derecho Ambiental

El concepto de medio ambiente . Por José Esain “El paisaje es la ilustración perfecta de la unión en torno de un patrimonio...

Lo que diga la comisión médica no es cosa juzgada

La Cámara Federal de la Seguridad Social convalidó una medida cautelar que ordenó que la ANSES continúe pagando un retiro tran...

Audiencia del 5.9.2006

11 / Abr / 2011 | Casos

Audiencia del 5.9.2006

En Buenos Aires, a los cinco días del mes de septiembre de 2006, en la Sala de Audiencias del Palacio de Tribunales ubicada en Talcahuano 550, 4° piso, se reúnen los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la Presidencia del doctor Enrique Petracchi. A la hora 11 da comienzo la Audiencia Pública.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).- Buenos días, pueden tomar asiento.

Tiene la palabra por la parte actora, el doctor Jorge Mosset Iturraspe.

Dr. MOSSET ITURRASPE.- Ministros de la Corte Suprema, señoras, señores: debo comenzar confesando que en mis 55 años de ejercicio activo de la profesión, no he tenido jamás una causa de la trascendencia social de la presente. Ello compromete mi responsabilidad y la de los distinguidos colegas que me acompañan.

Nuestros clientes, vecinos de la cuenca, llegaron a esta demanda con ilusiones ciertas: que una nueva Corte de excelente composición acompañara sus pretensiones de lograr una vida digna, superando la triste condición de discriminados, abandonados a su suerte, habitantes de un medio ambiente contaminado, inundado de residuos peligrosos.

La trascendencia política, social, económica y mediática de la cuestión traída a conocimiento de la Corte, no puede ni por un instante soslayar que del atinado desenvolvimiento de la acción judicial incoada dependen millones de personas que habitan la cuenca.

En virtud de tal relevancia, y de la notoria desigualdad económica existente entre las partes litigantes, solicitamos a la Excelentísima Corte que arbitre los medios conducentes para proveer a una pronta resolución de la causa.

Que este juicio histórico, cuyo objeto no es otro que dar estricto cumplimiento al artículo 41 de la Constitución Nacional, no se malogre, dependerá en mucho de un eficaz control y seguimiento del plan de remediación que en definitiva se ordene y se ejecute.

El activismo asumido por el Tribunal, acompañado de las decisiones de los órganos de la Nación, Provincia y Ciudad Autónoma, parece renovar la ilusión de lograr justicia, sobre la base de medidas para recuperar la salud, superar enfermedades, y dolencias, por una parte, y por la otra, conseguir la recomposición de la Cuenca Matanza-Riachuelo, habitada a lo largo de más de 60 kilómetros, por cerca de tres millones de personas, también sufrientes.

Las pretensiones de los actores son ahora esas dos: sobre la base de la constitución de un “fondo de garantía” o de “recomposición”, formado con los aportes de las empresas responsables y de los Estados, atender, en primer lugar, a las personas víctimas en su salud, de aquí en más, pensando que el deterioro se irá agravando hasta el día de la superación de la contaminación; y, contemporáneamente, sanear el Riachuelo, realizando las importantes obras materiales que la sociedad toda requiere.

Tampoco debemos silenciar que la incompetencia dispuesta por este Tribunal acerca de los daños personales sufridos por nuestros clientes, patrimoniales y extrapatrimoniales, nos agravia, en la medida en que vemos una intima conexión entre un tema, el personal, y el otro tema, el del ambiente; la lesión actual y concreta desde el punto de vista de la entera colectividad; el daño colectivo, respecto del cual estamos legitimados sobre la base de un interés difuso, conforme con la Constitución.

Estamos convencidos de que la Corte no se ha desentendido de la salud de los actores, de aquí en más, como de las restantes víctimas. Creemos que se trata, lo reiteramos, de una prioridad, por ser la cuestión humana y ser el hombre -lo sabemos- el centro y eje del derecho. Los beneficios de aprovechar esta única oportunidad que se presenta pueden ser infinitos, ya que adoptar las medidas solicitadas puede contribuir no sólo al mantenimiento de la justicia y armonía en las relaciones entre los seres humanos, sino también a la misma preservación de la especie.

La contaminación es, sin lugar a dudas, un hecho público y notorio, como lo es, también sin hesitaciones, la responsabilidad de los Estados, por omisión, por dejar hacer, durante larguísimos años, tal como lo viene reconociendo el Estado al proponer un plan de saneamiento y recomposición a requerimiento de esta Corte. Nos llama la atención que el Tribunal, habiendo asumido un rol sobresaliente, no mande a investigar el destino de las importantes partidas oportunamente dispuestas para sanear el Riachuelo.

Reiterando lo dicho en nuestro escrito de demanda, remarcamos la necesidad de la creación del Fondo de Compensación Ambiental, el que deberá contar con el debido contralor de organismos o instituciones autónomas, independientes, insospechadas, tales como quienes fueran admitidos como terceros por resolución de la Excelentísima Corte del 30 de agosto próximo pasado que, actuando conjuntamente, realicen el efectivo control y seguimiento del plan. Dicha necesidad surge de la preocupación de no reiterar errores que en definitiva nos han traído a la situación penosa que hoy nos toca vivir.

Las empresas demandadas por su fuerte actividad contaminadora constituyen también un hecho público y notorio. Sin perjuicio de la solidaridad dispuesta por el artículo 31 de la ley 25.675, creemos que deben pagar la polución efectuada, que liberarlas no será sino un acto de injusticia y el reconocimiento de una especie de privilegio inadmisible.

Nuestra parte ha dejado en claro qué alcanza o comprende el denominado "daño colectivo" que se reclama, en lo que hace a la "recomposición del Riachuelo", como cuestión no patrimonial.

Como esta parte ha dejado bien establecido, en respuesta a un requerimiento del Tribunal, estima en 500 millones de dólares la suma que debe reunirse, con los aportes de los Estados y de las empresas, para producir ese cambio trascendente.

Nos permitimos señalar que se trata, Excelentísima Corte, de una oportunidad única: primero, para que el ciudadano común comience a recuperar la fe en el Derecho y en las Instituciones, tan vapuleadas y abandonadas de toda confianza; segundo, para hacer justicia respecto de una parte significativa de la población harto olvidada; tercero, para incorporar a la civilización una región extensa e importante, que comienza sólo a cincuenta cuadras de este Palacio de Justicia, y cuarto, para sancionar a los culpables de tanta polución que ha transformado al Riachuelo, sin lugar a dudas, en una cloaca inmunda.

Seguramente ahora escucharán la presentación en sociedad de un plan de gobierno ambicioso y en el que se invertirán cifras mucho mayores a las sugeridas por esta parte actora, lo que podría generar en la opinión pública la convicción de que este gobierno va por fin a ocuparse de la cuestión. Debemos destacar, para que no se cree ninguna confusión, que este plan responde a una intimación cursada por la Corte Suprema y que fue preparado contrarreloj. En otras palabras, pese a la gravísima situación que vive particularmente la población aledaña a la Cuenca, y que por cierto era de conocimiento de las autoridades, los Estados involucrados no tenían al tema dentro de sus prioridades, de no ser porque el Poder Judicial les exigió la presentación de un plan.

Este gobierno ha dado muestras de reivindicar los derechos humanos por los terribles hechos ocurridos durante la dictadura militar hace treinta años, lo que resulta loable. Sería bueno que entendiera que los derechos humanos están siendo violentados en este preciso momento: nuestros mandantes y sus vecinos están permanentemente expuestos a la contaminación del medio en el que viven y se desempeñan, ante el desinterés y la ausencia de decisión política para ponerle fin a tanta injusticia.

En este preciso momento y cuando aún resta escuchar discursos fervorosos y sesudas exposiciones de funcionarios y abogados de gran prestigio contratados por empresas que van a asegurar que su citación a este proceso es una absoluta injusticia porque jamás volcaron residuos industriales o contaminaron la atmósfera de la zona, cientos de niños se agravan en sus patologías. Creemos que es el tiempo de guardar silencio y ponerse a trabajar de inmediato para impedir que el mal continúe avanzando. Es el tiempo, señores ministros, de hacer cumplir la ley; es tiempo de hacer justicia. Muchas gracias.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).- Muchas gracias, doctor Mosset Iturraspe.

Tiene la palabra la doctora Romina Picolotti, por el Estado Nacional, Estado Provincial, Ciudad de Buenos Aires y COFEMA.</p>

Dra. PICOLOTTI.- Gracias, Excelentísima Corte, por darme la palabra.

Están aquí representados la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires y el Estado Nacional. Se encuentran en este recinto la licenciada Silvia Suárez Arocena, Secretaria de Política Ambiental de la Provincia de Buenos Aires; el Subsecretario de Control Ambiental de la Provincia de Buenos Aires; el Director Provincial de Evaluación Ambiental de la Provincia de Buenos Aires; el Director Provincial de Saneamiento y Obras Hidráulicas de la Provincia de Buenos Aires; el Secretario Letrado de la Secretaría General de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires; el doctor Agustín Sbar, Procurador General de la Ciudad; el señor Marcelo Vensentini, Ministro de Medio Ambiente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; el Síndico General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; el Director General de Hidráulica del Ministerio de Obras Públicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; el Director de Salud Ambiental del Ministerio de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; el Viceprocurador del Estado Nacional, y quien habla, la Secretaria de Ambiente de la Nación.

Comparecemos ante esta Excelentísima Corte en nombre del Estado Nacional, de la Provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y en mi condición de Secretaria de Ambiente de la Nación vengo a informar, conforme al requerimiento que se nos formulara, sobre el Plan Integral para la Cuenca Matanza-Riachuelo.

En el convencimiento que el entorno de las personas condiciona su calidad de vida y define parámetros de dignidad y justicia social, actualmente el Estado recuperó su rol rector de la política ambiental y garante de los derechos humanos.

Los problemas ambientales no pueden ser abordados desde una perspectiva paisajística, y es por esta razón que los que aquí nos presentamos lo hacemos con la convicción de que el problema de la Cuenca Matanza Riachuelo no se reduce a la polución de un curso de agua. Esta contaminación es la resultante de un proceso de degradación social y ambiental, acompañado por el  silencio y la indiferencia de todos los estamentos de poder durante varias décadas.

En la Cuenca existen más de 23 jurisdicciones institucionales y 17 territoriales; viven más de 7 millones de personas, 2 millones de ellas se encuentran en zonas de riesgo y presentan índices de necesidades básicas insatisfechas que alcanzan al 60 por ciento. Menos de la mitad de la población total cuenta con red de cloacas y agua corriente. El curso hídrico y sus riberas sufren altos niveles de contaminación producidos por residuos industriales y aguas servidas y la presencia de residuos y basurales, y más de 105 de ellos clandestinos.

Es por ello, Excelentísima Corte, que venimos aquí a presentar el plan integral.

La Provincia de Buenos Aires, la Ciudad Autónoma y el Estado Nacional, en forma conjunta, en un hecho histórico, revisamos lo actuado hasta el momento individualmente, relevamos la situación de la Cuenca y definimos los aspectos o nudos problemáticos sobre los que el Estado debe intervenir para establecer un nuevo escenario regulatorio y una planificación ordenada hacia la igualdad y el desarrollo sostenible.

Los nudos problemáticos que aborda el presente plan son: en primer lugar, el institucional; en segundo lugar, el saneamiento; en tercer lugar, el social, y en cuarto lugar, el ordenamiento ambiental del territorio.

Empezaré por referirme al primer nudo problemático que aborda este plan, que es el institucional.

La coexistencia y superposición de jurisdicción y competencia, sumado a la ausencia de un mecanismo de coordinación interinstitucional, no ha favorecido la implementación de medidas o programas tendientes a resolver la situación de la Cuenca desde una perspectiva integral.

Este escenario se ve agravado por una normativa profusa, dispersa y en ocasiones sin basamento científico real.El segundo nudo problemático se refiere a saneamiento. El problema de la contaminación del Matanza-Riachuelo es causado por el inadecuado tratamiento de las sustancias que se descargan en el río, por los insuficientes controles de contaminación de las Cuencas puntuales, y por la ausencia de una gestión integral en materia de residuos sólidos. En otras palabras, el problema comprende la falta de obras de infraestructura y una insuficiente gestión pública.

El tercer nudo problemático se refiere al aspecto social. Si bien es cierto que los problemas ambientales impactan en la sociedad en general, en la Cuenca viven más de dos millones de personas que sufren de manera desproporcionada los efectos de la degradación ambiental. Es decir, son los que están más afectados por la contaminación ambiental de manera directa. Este sector de la población  y no es una casualidad  coincide con los índices más elevados de pobreza y vulnerabilidad; es decir, son aquellos ciudadanos que tienen la menor posibilidad para mitigar los efectos nocivos de la contaminación.

El cuarto nudo problemático que ataca este plan es el ordenamiento ambiental del territorio. La falta de planificación e intervención del Estado para regular lo que pasó en el territorio generó sin duda el uso inadecuado y desigual de los bienes y servicios ambientales. Esto generó una sobrecarga sobre el curso hídrico que perdió su capacidad de resiliencia, es decir, de recuperarse ecológicamente, la implantación de industrias en zonas no aptas y la reubicación de poblaciones en áreas de alto riesgo.

Abordaré ahora cada uno de estos nudos problemáticos y cómo este plan pretende solucionarlos. En primer lugar me referiré al institucional.En relación al primer problema definido, es decir al institucional, en un hecho histórico la Nación, la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires acordaron la creación a través de ley nacional de una Autoridad de Cuenca. Este no es un hecho menor si tenemos en cuenta que este ha sido uno de los mayores obstáculos para realizar una gestión integrada de la Cuenca.</p>

<p>La Autoridad de Cuenca tiene un área de intervención definida por el ecosistema de la Cuenca, y cuenta con un diseño institucional que permitirá contener a todos los niveles estatales existentes en la misma. Está previsto en este proyecto de ley que posea las competencias necesarias para establecer una política unívoca sobre los recursos de la Cuenca y coordinar las acciones necesarias para su saneamiento. En suma, la creación de la Autoridad de Cuenca es la expresión de la voluntad política unificada, y constituye el instrumento jurídico necesario para llevar adelante este plan.

Actualmente en la Cuenca coexisten tres jurisdicciones, ocho organismos de la administración pública nacional, cuatro entes interjurisdiccionales, nueve entes de la provincia de Buenos Aires, catorce municipios y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo en este proyecto de ley estará integrada por tres órganos: un órgano ejecutivo, con ocho representantes de las tres jurisdicciones comprendidas en la Cuenca, presidido por la Secretaria de Ambiente de la Nación y conformado además por tres representantes del Poder Ejecutivo Nacional, dos representantes de la Provincia de Buenos Aires y dos representantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

También en el ámbito de la Autoridad de Cuenca se concibe, en este proyecto de ley que fue enviado por el Poder Ejecutivo, un Consejo Municipal, cuyas funciones serán de cooperación, asistencia y asesoramiento, integrado por un representante de cada uno de los catorce municipios involucrados.

Más allá de la participación de la Provincia de Buenos Aires resulta oportuno destacar que los problemas y particularidades locales que comprenden a los municipios requieren de un seguimiento y atención especial en cada caso respectivamente. Por ello consideramos necesario involucrarlos en la Autoridad de Cuenca.

Finalmente, también en el ámbito de la Autoridad de Cuenca, se contempla en el proyecto de ley la Comisión de Participación Social, con funciones consultivas, integrada por representantes de las organizaciones sociales del área.

Este proyecto de ley prevé una Autoridad de Cuenca con facultades, poderes y competencias suficientes para llevar adelante este plan. Podemos resumirlas en tres: facultades de coordinación; facultades de ejecución, y competencias de regulación y control.

Con respecto a las facultades de coordinación, la Autoridad de Cuenca coordinará las acciones del plan en base a dos principios: preeminencia, que implica que las competencias de la Autoridad prevalecerán por sobre las restantes competencias locales  este ha sido uno de los mayores problemas en el pasado  y el otro principio es el de subsidiariedad.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).- Perdón, señores, les ruego que apaguen todos los celulares.

Continúe, doctora, por favor.

Dra. PICOLOTTI.- Con arreglo al principio de subsidiaridad la Autoridad tiene la facultad de intervenir cuando las otras jurisdicciones no puedan alcanzar de manera satisfactoria los objetivos de acción prevista, actuando en esta circunstancia como órgano ejecutor. Es decir que lo deseable es que las jurisdicciones hagan cumplir la ley en sus ámbitos de competencia respectivos y lleven adelante el plan, pero en caso de verificarse el incumplimiento de esas obligaciones previstas en el plan, la Autoridad de Cuenca asegurará su cumplimiento aplicando el principio de subsidiariedad previsto en la ley general de ambiente e intervendrá de manera directa.

Las facultades de ejecución previstas en este proyecto de ley que está en este momento en el Senado le otorga a la Autoridad de Cuenca la posibilidad de adoptar cualquier medida necesaria o conveniente para el saneamiento de la Cuenca, y para ejecutar el presupuesto de la Autoridad de Cuenca, previendo además la creación de un sistema administrativo-financiero propio. Es decir, presupuesto y capacidad de ejecución de ese presupuesto.

Competencias de regulación y control. Las competencias de la Autoridad de Cuenca previstas en el proyecto de ley son: unificar regímenes en materia de efluentes líquidos y emisiones gaseosas  este es un problema de mucha gravedad actualmente en la cuenca, y que ha impedido realmente un control efectivo de las industrias ; planificar el ordenamiento ambiental del territorio; crear tasas por servicio; dictar el reglamento de organización interna; establecer un procedimiento administrativo especial; aplicar medidas preventivas; intervenir sobre habilitaciones, auditorías, monitoreos, evaluación de impacto ambiental, sanciones; efectuar apercibimientos, intimaciones, inspecciones; ordenar la clausura, decomiso y el cese de actividades. Es decir, las competencias necesarias para realmente llevar adelante una gestión adecuada en todo lo que es la Cuenca.

En definitiva, Excelentísima Corte, esta Autoridad de Cuenca será dotada de todas las competencias necesarias para llevar adelante la gestión, y que actualmente están diseminadas en Provincia, Ciudad, Nación y Municipios. Por eso es tan difícil actuar de manera coordinada.

¿Cuáles serán las fuentes de financiamiento de la Autoridad de Cuenca? El proyecto de ley crea un Fondo de Compensación Ambiental, administrado por la Autoridad de Cuenca, y destinado prioritariamente a la protección de los derechos humanos, a la prevención, mitigación y recomposición de los daños ambientales.

Este fondo de afectación específica estará integrado por asignaciones presupuestarias provenientes de la Nación, la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; lo recaudado en concepto de multas, tarifas, tasas fijadas por ley; las indemnizaciones de recomposición fijadas en sede judicial por juicios de daño ambiental colectivo; subsidios, donaciones o legados; asignaciones presupuestarias estatales provenientes de Nación, Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires; financiamiento externo que pueda gestionarse a tal efecto, incluyendo las transferencias al Fondo de la Autoridad de Cuenca de las partidas presupuestarias que hoy están en el Comité Ejecutor del Plan de Gestión Ambiental y Manejo de la Cuenca Hídrica Matanza-Riachuelo creado a partir del decreto 482, que es básicamente el crédito del BID.

En definitiva, ¿cuáles han sido los avances desde que hemos asumido este compromiso, en lo que es el primer problema que presentaba, que es el institucional?

Nos pusimos como meta un acuerdo político entre las jurisdicciones para unificar competencias en materia ambiental a través de una Autoridad de Cuenca. Lo hemos cumplido.

Nos pusimos como meta la elaboración del proyecto de ley de creación de la Autoridad de Cuenca. Lo hemos cumplido.

Nos pusimos como meta que este proyecto de ley sea presentado por el Poder Ejecutivo Nacional en el Senado y lo hemos cumplido, porque se ha presentado el 28 de agosto de 2006.

¿Cuáles son los objetivos a corto plazo, una vez cumplidas estas metas? En cuanto a la cuestión institucional, es el tratamiento en el Senado de esta iniciativa. Yo misma, como Secretaria de Ambiente de la Nación, iré a la comisión pertinente del Senado mañana  y luego nuevamente la semana que viene  a explicar a los señores senadores los pormenores de esta ley. Esperamos su sanción aproximadamente en un mes y medio, la que inmediatamente será promulgada por el Presidente de la Nación, y ya hemos firmado un acuerdo entre Provincia de Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires y Nación para la adhesión de la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires y la de la Ciudad de Buenos Aires. Es decir, los tres Ejecutivos se han comprometido –Nación ya lo ha cumplido- a enviar este proyecto a sus respectivas Legislaturas.

Abordaremos ahora el segundo nudo problemático que es el de saneamiento. Al comenzar nuestra presentación decíamos que este gobierno devolvió al Estado su rol rector en materia de política ambiental y garante de los derechos humanos.

En consonancia con esto, la problemática de saneamiento de la Cuenca es abordada desde cuatro líneas de acción. La primera es la realización de obras de infraestructura en materia de servicios cloacales, que además de atender los efectos de la contaminación generan sin duda una mejora en la calidad de vida y condiciones para el desarrollo sustentable de la Cuenca.

La segunda es la implementación de un programa de reconversión de empresas para incorporar tecnologías más limpias y, cuando esto no sea posible, su relocalización.

Responder a la necesidad de un marco regulatorio único en relación a efluentes y la implementación de políticas y mecanismos de control de las actividades industriales, es el eje de nuestro tercer programa.

Finalmente, el Plan Integral plantea la implementación de acuerdos interjurisdiccionales y acciones inmediatas para la gestión de los residuos sólidos y la limpieza del espejo de agua. Todos estos componentes forman parte de un programa.

Comenzaremos entonces con el primer componente, que es el de cloacas. Las obras de saneamiento básico incluyen la realización de redes cloacales, la ampliación de plantas de tratamiento existentes y la construcción de nuevas plantas de tratamiento.

Estas obras han sido planificadas con una proyección de 15 años y contemplan una inversión de más de 5.600 millones de pesos. Es de destacar que es la obra de cloacas más importante en la historia de la Argentina. A través de las mismas se beneficiará a la totalidad de los habitantes de la Cuenca, el ciento por ciento, y se solucionará de manera definitiva el problema de la contaminación orgánica, que es uno de los mayores problemas que hoy aquejan a la Cuenca Matanza-Riachuelo.

Este plan de obras ha sido objeto de un minucioso estudio de impacto ambiental, no sólo en relación al impacto sobre la cuenca sino también en relación al Río de la Plata.

Considerando que la Cuenca del Matanza-Riachuelo descarga sus aguas residuales en el Río de la Plata y que el Río de la Plata es además el principal proveedor de agua potable del área metropolitana, el Plan Integral contempla entonces no sólo el saneamiento de la Cuenca sino también la protección del ecosistema del Río de la Plata.

Esta es la situación actual. Actualmente las condiciones ambientales del Río Matanza-Riachuelo están afectadas por múltiples causas de origen antrópico, entre las que se destaca por su magnitud y severidad la contaminación orgánica proveniente de la falta de infraestructura y tratamiento de los efluentes domésticos. Esto es lo que hoy hay en cloacas, en redes de conexión en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en Provincia de Buenos Aires y este es el tratamiento que se le da, es decir, la mayoría o va en crudo por la Cuenca Matanza porque las cloacas máximas no pueden soportar la presión, o se tratan en Berazategui, donde actualmente la capacidad de tratamiento está colapsada.

Resulta oportuno destacar que la contaminación orgánica actualmente no sólo afecta a la Cuenca sino también a toda la zona costera del Río de la Plata.

Este mapa muestra la situación actual de desagües cloacales con una cobertura prácticamente total, como se ve, casi como una ciudad del Primer Mundo lo que es Capital Federal, con una cobertura prácticamente total para su población, y una muy escasa cobertura en provincia de Buenos Aires.

El sistema actualmente integrado por la Planta Sudoeste y la Planta Berazategui se encuentra absolutamente colapsado, como decía anteriormente.

Esto que vemos es la situación a futuro, con las obras en marcha y las obras a realizar. Como ustedes pueden ver, hay cobertura total en redes en la Cuenca y ampliación de plantas existentes, como asimismo creación de nuevas plantas y, por supuesto, aliviar a través de una aliviador margen izquierda todo lo que hoy pasa por las cloacas máximas

El plan prevé el saneamiento básico de todos los municipios de la Cuenca. Las obras contempladas incluyen redes cloacales, colectores –esto que vemos es el colector principal-, estaciones de bombeo, plantas de tratamiento, emisarios y difusores submarinos; estos últimos son esos que hoy no están en Berazategui, son muy cortos y por eso está contaminada la costa del Río de la Plata. Es decir, se contemplan emisarios submarinos de 7,5 kilómetros en principio –todavía está en estudio cuál va a ser la longitud- más difusores.

Entre las obras de mayor envergadura se destaca la ampliación de la Planta Sudoeste  que ya está en marcha, que es la que podemos ver en pantalla , el colector margen izquierdo, que yo marcara que tiene la posibilidad de colectar todo lo que hoy viene de Capital Federal; la ampliación de la planta de Berazategui, que todos conocen y que es la que señalo, y la construcción de una nueva planta, la Planta Riachuelo, para tratar todo esto que, como antes decía, o se tira directamente a través de spilt al Riachuelo o va a Berazategui.

Se encuentran en licitación obras de redes cloacales: Barrio Manzanares, Roque y Colector Principal Troncal.

Por otra parte, también están en licitación las plantas depuradoras de líquidos cloacales: la ampliación de la Planta Depuradora Sudoeste, respecto de la que abrimos el sobre la semana que viene, y la Planta Berazategui.<br /> <br /> Quiero aprovechar esta oportunidad para informar a esta Corte cómo este proyecto de cloacas va a influir en la reducción de contaminación de la Cuenca.

En este cuadro se observa que todos los parámetros requeridos para alcanzar los fines recreativos en el río se lograrán en el mediano plazo. Es decir, esta es la situación hoy, la situación existente. Como pueden ver, la situación ideal es la línea roja. Con esta situación, si nosotros logramos esas condiciones en parámetros, estamos realmente aportando saneamiento a la Cuenca, estamos solucionando el problema. Con estas obras, a corto plazo  porque las obras van a llevar un tiempo- esperamos una mejoría en este sentido, sobre todo en lo que es cargas domésticas difusas y cargas industriales. En el mediano plazo se comienza, ya casi estamos en la línea ideal, y a largo plazo la superamos con creces.

Es decir, fue un plan de saneamiento pensado para atender la contaminación de la Cuenca; no un plan de saneamiento pensado solamente para darle una solución de cloacas a la gente sino también para mejorar notablemente la calidad del medio ambiente y, por supuesto, la calidad de vida de la gente.

Yo hablaba de la relación que tiene el Río de la Plata con la Cuenca Matanza-Riachuelo. Por eso me parece importante destacar ante esta Corte cuál es la proyección de reducción de contaminación también en el Río de la Plata con esta obra.

Esta es la situación actual. Quizás no se ve bien aquí, por los colores, pero en realidad, toda la costa del Río de la Plata hoy está altamente contaminada.

Con la puesta en funcionamiento de la Planta Capital, que nosotros llamamos Planta Riachuelo, se mejorará notablemente la zona costera. Cuando logremos el tratamiento primario del emisario Berazategui completo, fíjense que desaparece lo rojo de la zona costera. Y finalmente, con el tratamiento en Capital Federal y Berazategui, que es la situación ideal –que a va a llevar bastantes años , ya tendremos todo totalmente eliminado, e inclusive los emisarios submarinos, como allí se aprecia, que estaría en el Corredor Las Palmas.

Me parece importante destacar que esto es el resultado de un estudio muy profundo del Instituto Nacional de Agua de la Argentina.

En definitiva, Excelentísima Corte, con estas obras de infraestructura se mejora sustancialmente el ambiente de la Cuenca Matanza-Riachuelo, se provee de servicio de cloacas a todos los habitantes de la Cuenca y, además, se recupera la zona costera del Río de la Plata.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).- Si me disculpa, doctora, usted decía que había calculado un plazo de quince años para las cloacas, ¿verdad?

Dra. PICOLOTTI.- Sí.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).- Y también habló de mediano plazo y de corto plazo, para ciertos mejoramientos. ¿Qué sería más o menos el corto plazo y el mediano plazo?

Dra. PICOLOTTI.- ¿Se refiere al Río de la Plata?

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).-  A todo.

Dra. PICOLOTTI.- Depende de la Cuenca, porque los ambientes reaccionan de manera diferente. El Río de la Plata reacciona de una manera diferente que la Cuenca.

Entonces, con respecto al Río de la Plata, cuando esté puesta en funcionamiento la planta Capital, más o menos calculamos unos cinco años. Pero le digo sinceramente que eso depende de cómo reaccione la naturaleza. Uno no puede prever plazos certeros.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).-  ¿Eso es en la Cuenca del Riachuelo? ¿Cinco años?

Dra. PICOLOTTI.- Claro; en cinco años se mejoraría el Riachuelo y se comenzaría a mejorar la zona costera del Río de la Plata. En diez años tendríamos muy mejorada la zona costera del Río de la Plata y muy mejorado, por supuesto...

Si volvemos a la proyección anterior, para mostrárselos, eso sería en diez años, y eso sería quince años en adelante.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).-  Muchas gracias, doctora.

Tiene la palabra el doctor Maqueda.

Dr. MAQUEDA.- Aprovechando que estamos en el tema, ¿para qué año estaría prevista la construcción de la planta en Capital?

Dra. PICOLOTTI.- Nosotros vamos a hacer con la planta de Capital dos cosas. Primero vamos a construir una planta piloto, porque esta Planta Capital es una megaplanta. Entonces, primero se va a construir una planta piloto  que en un año va a estar construida , mientras se va haciendo la Planta Riachuelo. Y con esa planta piloto nosotros vamos a ir valorando qué es lo que necesitamos en cuestiones técnicas en el Riachuelo, porque por las características que hoy tienen los efluentes de líquidos cloacales de Capital Federal, no se puede prever de entrada toda la capacidad técnica de la planta.

Por eso estamos programando, para cometer la menor cantidad posible de errores en la etapa de construcción, hacer esta planta en un año –la planta piloto- y calculamos que la Planta Riachuelo la vamos a tener lista dentro de cinco a siete años. Porque, en realidad, las plantas se van construyendo a medida que se van construyendo las redes cloacales. Lo más importante es que cuando nosotros terminemos de construir las redes cloacales la planta esté funcionando. Estamos coordinando cronogramas entre construcciones de redes cloacales –que son bastantes- y construcción de plantas.

La Planta Sudoeste ya está en marcha. Abrimos los sobres para la ampliación de la planta la semana que viene, y en Berazategui ya presentamos lo que se llama el plan de ejecución, y vamos a llamar a licitación en los próximos meses. Me parece importante señalar que ya está contemplado en el presupuesto 2007 y 2008.

Todas estas redes ya están en licitación; 2007 y 2008. Estas redes ya están en licitación; esta obra ya está licitada, que es el colector principal troncal, y como les decía, Sudoeste está en licitación, y Berazategui en ejecución. Berazategui y Riachuelo son obras de infraestructura muy importante, y llevan un tiempo importante realizarlas.

Esta es la situación de las industrias. En la Cuenca existen más de 3.000 industrias. Recuerdan que estamos en el nudo problemático del saneamiento, donde abordamos el problema de las cloacas, y ahora estamos en el segundo aspecto, que es el de las industrias. Simplemente lo digo para volver a lo que es el plan desde el punto de vista lógico.

Entonces, en la Cuenca existen más de 3.000 industrias; una de las causas más graves del deterioro de la Cuenca se basa en la descarga de efluentes industriales de manera directa o a través de las redes cloacales o desagües  pluviales. Esto es algo importante a tener en cuenta en las plantas de tratamiento. Nosotros tenemos que ir avanzando en el control y también en las obras de tratamiento. ¿Por qué digo que tenemos que ir avanzando en el control? Porque no podemos permitir que las empresas utilicen estas plantas de tratamiento de cloacales como plantas de tratamiento de efluentes industriales.

El Plan se propone la implementación de mecanismos de control sistemático por parte de la Autoridad de Cuenca sobre la operación industrial, así como la promoción de políticas de producción limpia que incorporen al sector industrial en la implementación de una solución definitiva a la contaminación del Riachuelo en función de su responsabilidad.

El Plan prioriza las acciones en la Zona de Emergencia del Polo Petroquímico Dock Sud y aquellas relacionadas a las Empresas más contaminantes.

Así es como hemos priorizado nuestra intervención en los próximos doce meses. En realidad, tenemos estos seis meses y después doce; son dieciocho meses en total.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).-  Perdón, pero no entendí bien. ¿Cómo dijo?

Dra. PICOLOTTI.- Nosotros hemos priorizado acciones de intervención en la cuestión referida a las industrias para los próximos dieciocho meses y hemos tomado dos criterios para priorizar el control. El primer criterio consiste en empezar por las industrias más contaminantes, y el segundo criterio es el Polo Petroquímico Dock Sud, por la situación de peligro que implica el polo ante la concentración de las empresas en un área muy pequeña, o ante la gran densidad de las industrias radicadas en el polo, para hablar en términos técnicos.

Según se muestra en este gráfico, las industrias que generan mayores impactos se concentran en el sector de curtiembres, en un 50 por ciento; el de los frigoríficos en el 20 por ciento, y el 30 por ciento en otras. Son 3.000 industrias. En un primer momento nos vamos a abocar a estas y al polo petroquímico, y ya con ellas vamos a tener controlado casi el 70 por ciento de la contaminación provocada por las industrias.

Estas industrias son responsables por aproximadamente 2 millones de metros cúbicos diarios de descargas industriales. Las concentraciones de sustancias químicas en el agua, tales como, mercurio, zinc, plomo, cromo y contaminantes orgánicos, superan en 50 veces a los máximos permitidos.  Sólo el 3 por ciento de las industrias que contaminan tienen instalados procesos de depuración. Esta es la situación actual.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).- Perdón, doctora, ¿cómo piensan realizar este control?

Dra. PICOLOTTI.- Ahora voy a explicar la situación actual, la situación a futuro y cómo la vamos a abordar.

Entonces, la situación actual es que en la Cuenca funcionan 179 establecimientos de curtido de cueros, que se encuentran localizados mayoritariamente en Lanús.

Los principales tipos de contaminantes que generan estas industrias  solamente las curtiembres- son sulfuros, materias orgánicas, grasas, sólidos sedimentables compactos y cromo trivalente.

La mayoría de las curtiembres no ha instalado procesos de producción limpia adecuados, ni dispone de plantas de tratamiento de los efluentes operativos que controlen el impacto en el medio ambiente.

El plan prevé acciones dirigidas a que se instalen plantas purificadoras en función de una organización por zonas, y a que el sector incorpore procesos de producción limpia. Se exigirá certificación ambiental a través de un sello visible en cada derivado de la producción.

Nosotros calculamos que en 18 meses, es decir, en un año y medio, ya deberían estar en marcha, en un porcentaje importante, plantas purificadoras en estos establecimientos. El plan es que no haya plantas purificadoras individuales, porque es muy caro, sino que haya plantas purificadoras por zona. Por eso hablamos de todo el sector industrial y organizado por zonas.

Construir una planta purificadora lleva aproximadamente nueve meses.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).- Discúlpeme la interrupción otra vez, doctora.

Me parece muy bien, y esta Corte está preocupada por el problema  por eso esta audiencia  de la contaminación que se produce y los males a la salud y al medio ambiente. Pero también está preocupada porque estas industrias dan trabajo a la gente y a la Corte le preocupa el trabajo de la gente. Es decir, no sea que por remediar un mal caigamos en otro peor. Por eso me interesaría saber si ustedes tienen previsto esto de algún modo.

Dra. PICOLOTTI.- Aquí hay una concepción ideológica del plan. Es un plan donde en el ambiente están involucradas las personas, los derechos humanos. De ninguna manera esta administración y este plan prioriza las cuestiones paisajísticas por sobre las personas. En este sentido, todas las acciones relacionadas con el sector industrial tienen como prioridad la preservación de las fuentes de trabajo y el saneamiento de la Cuenca. Lo que no podemos permitir es la extorsión por parte de las industrias con el tema de que porque pueden dejar sin trabajo a la gente que nos sigan contaminando.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).- Exactamente.

Dra. PICOLOTTI.- Nos parece que los ciudadanos de la Cuenca, y este Estado tampoco, ya no están dispuestos a ponerse de rodillas frente a la contaminación para preservar las fuentes de trabajo. Las industrias tienen una responsabilidad, que es producir de manera limpia. Y este Estado va a implementar medidas para que las industrias puedan adecuarse y eso no signifique un impacto importante en la actividad económica de la industria que genere el cierre de fuentes de trabajo, pero al mismo tiempo vamos a tener un control muy riguroso. La verdad es que la situación actual no se puede mantener y tenemos que actuar con mucha firmeza.

Sr. PRESIDENTE (Dr. Petracchi).- Me parece bien, doctora. Continúe.

Dra. PICOLOTTI.- Me voy a referir ahora a los frigoríficos: hay 220 establecimientos de producción de alimentos de carne y derivados que hoy están radicados en la Cuenca, y que especialmente están localizados en Capital Federal. Los principales contaminantes que generan son materia orgánica, grasas y sólidos sedimentables compactos. Como en el caso anterior, la mayoría de las empresas no ha instalado procesos de producción limpia adecuados ni dispone de planta de tratamiento de efluentes operativos. Como producto de las acciones del plan, los frigoríficos deberán incorporar procesos de producción limpia.

Nuevamente, la perspectiva allí es utilizar las herramientas que hoy tiene el Estado para promoción industrial y generar condiciones favorables para que se pongan al día, y un control muy estricto. Aquellas que no se puedan poner al día, se van a tener que ir de la Cuenca, y ese traslado también lo vamos a vigilar muy rigurosamente, porque tampoco es cuestión de trasladar el problema a otro lado.

El Polo Petroquímico Dock Sud es considerado prioridad en esta gestión por el grado de emergencia social y medioambiental. En efecto, la convivencia de petroleras y depósitos de empresas químicas con la población es una combinación potencialmente explosiva que debe ser interrumpida de inmediato. Uno de los principales problemas hoy de ese polo es la situación de riesgo por la densidad de las empresas, donde se combinan químicos con petroleras. En la zona aledaña a Dock Sud habitan aproximadamente 40 mil personas, y en el polo están radicadas 43 empresas, incluyendo 4 petroleras y 11 plantas de depósitos de productos químicos.

Los objetivos que tenemos y que guían nuestras acciones son: minimización del riesgo en los habitantes de la zona. Para ello erradicaremos a las 11 plantas de depósitos químicos del polo; esto ya está en marcha. Las mismas serán relocalizadas en otros puertos de la provincia de Buenos Aires, en mejores condiciones de seguridad, incluyendo San Nicolás, Zárate y Campana.

En cuanto a las petroleras, se exigirá un plan de remediación del territorio del polo y estamos realizando en este momento un nuevo ordenamiento ambiental del territorio del polo, porque estos once depósitos de productos químicos que van a ser erradicados en los próximos nueve meses van a dejar un lugar allí, y necesitamos nuevamente ordenar el territorio para ese lugar, que ya está en marcha también.

Me voy a referir ahora al módulo de control ambiental industrial. No existía un programa sistemático de control y prevención de la contaminación en la Cuenca; esto ha implicado que no se cuente con información de calidad para toma de decisiones. Los recursos humanos y materiales disponibles han resultado insuficientes. Las industrias infractoras no fueron sancionadas y esto ha favorecido la recurrencia de accidentes ambientales.

El plan integral prevé como uno de los pilares de su gestión instalar efectivos sistemas de control que ataquen las causas puntuales de contaminación, especialmente en relación a efluentes industriales. No sería sensato atacar el problema de la reconversión y de la relocalización de las industrias actuales si en simultáneo no ponemos en ejecución un programa integral de control y prevención.

En la actualidad los recursos afectados a la Cuenca son tres automóviles y dos inspectores para 3.000 industrias.

Con el objetivo de dotar a la Autoridad de Cuenca de un sistema adecuado se prevé la afectación de recursos materiales y humanos que generen capacidades reales de control. Se afectarán en los próximos seis meses 250 inspectores, 70 vehículos, laboratorios móviles y fijos, un helicóptero y embarcaciones que serán proveídas por Prefectura Naval Argentina. Por supuesto que esta dotación de recursos materiales y humanos también está supeditada a la ley que nos dé esa capacidad de control, es decir, que le dé a la Autoridad de Cuenca la capacidad de control que estamos proyectando en la ley.

Las medidas a corto plazo en los próximos doce meses con respecto a control son: inspeccionar, relevar y controlar la totalidad de las industrias de la Cuenca. Es decir, en doce meses nosotros vamos a tener inspeccionada la totalidad de las industrias de la cuenca. Exigir planes de contingencia ambiental a las industrias; eso ya está en marcha. El relevamiento y eliminación de vertidos clandestinos. La implementación de una red de monitoreo ambiental permanente. Establecer un sistema de controles cruzados; esto básicamente se refiere a inteligencia en el control, no solamente más inspectores sino también cruzar información con otros sistemas de control del Estado. Eso también está en marcha. Y sancionar a las industrias infractoras y promover la creación de la Unidad de Fiscales Ambientales, que también ya está en marcha, ya lo tenemos acordado con el Ministerio Público Fiscal y en dos semanas se está creando.

Basurales. En la Cuenca existen 105 basurales con 331 mil toneladas de residuos dispersos. En aproximadamente la mitad de los basurales se detectaron residuos peligrosos. En el 70 por ciento de los basurales se registra actividad de cirujeo.

La Autoridad de Cuenca prevé su intervención a partir de la conformación de un ámbito de coordinación interinstitucional a los efectos de generar un criterio de intervención integral que permita definir parámetros comunes para la gestión integral de los residuos sólidos urbanos.

Actuarán como principios rectores: la minimización de una generación, la maximización de la reutilización y el reciclado, la ampliación en el alcance de los servicios, la implementación de tecnologías adecuadas en la eliminación y tratamiento de disposición final, la dignificación de los trabajadores informales. Yo decía que estos basurales están intervenidos en un 70 por ciento por actividades de cirujeo y es importante dignificar a estos trabajadores hoy informales. Este programa también contempla operaciones de coordinación, remediación, prevención y gestión de residuos.

Las acciones previstas para los próximos doce meses son las siguientes: acuerdos entre la Autoridad de Cuenca y municipios. Esto es indispensable, porque por más que la Autoridad de Cuenca tenga capacidad plena de gestión, la basura es un tema que supera al límite de la Cuenca; entonces, necesariamente se requieren acuerdos con los municipios en este sentido. Limpieza de la zona afectada por los próximos doce meses, es decir, de estos 105 basurales clandestinos. Los sitios contaminados, remediados. Y el desarrollo de un plan de gestión integral de residuos sólidos, porque de nada sirve que uno limpie si no hay una gestión integral de los residuos sólidos. Uno comienza con la limpieza, pero en realidad lo que tiene que hacer de manera sustentable es la gestión integral de los residuos sólidos urbanos, coordinada con los municipios.

Estos son los niveles de contaminación en la Cuenca, en el espejo de agua. El deterioro ambiental respecto de las aguas ha sido registrado de muy diversas maneras. Es muy evidente el color oscuro del agua, unido a un persistente olor nauseabundo característico que se percibe en todo su recorrido, unido a la consistencia aceitosa de su superficie.  También es destacable la ausencia de fauna y flora.

El origen de esta contaminación es indudablemente antrópico y por ello es fundamental que podamos definir de la mejor manera los usos que quisiéramos darle a las aguas en cada región de la Cuenca y definir en función de esto las acciones a realizar en ese sentido. Esto es importantísimo. Esta es la situación actual. Lo rojo son los niveles actuales de contaminación de la Cuenca, marrón es menos nivel de contaminación y verde es la Cuenca alta, que como observarán son los que tienen aún menos niveles de contaminación.

Cualquier plan de gestión de intervención ambiental hídrica lo que primero tiene que hacer es preservar las áreas que no están contaminadas, es decir, tratar de preservar esto que marco, abocarse simultáneamente a sanear esto que señalo y definir usos, porque no todos los ríos que de alguna manera están intervenidos ambientalmente tienen una gestión ambiental integrada. Definen usos del río, de las aguas, y esto hace al saneamiento ambiental del territorio, al ordenamiento ambiental de las aguas. En ese sentido, nosotros estamos previendo usos de recreación, con contacto directo, es decir, que se pueda nadar y pescar en esta zona que señalo, y usos de recreación sin contacto directo, sin nadar, en esta zona que indico. Tenemos que recordar que esta es una zona altamente contaminada, tiene cientos de años de contaminación y tenemos que restringir los usos, porque de otro modo no estaríamos realizando un trabajo serio en la planificación del saneamiento.

Este cuadro presenta las acciones que iniciaremos en seis y once meses y otras que están condicionadas a alcanzar otras metas. Están condicionadas porque primero tienen que mejorar determinadas condiciones en el agua para poder realizar las siguientes acciones.

Una de ellas consiste en instalar filtros con magnetita en las industrias para evitar que los metales pesados sigan siendo eliminados en las aguas del Riachuelo. El costo de esto estará a cargo de las empresas.

Los sistemas de aireación están previstos en relación a la Cuenca alta y media, que es lo que expliqué anteriormente

También se hará una batimetría, es decir, un estudio del perfil de fondo del río. La batimetría es eso, es básicamente hacer una radiografía al lecho del río. Eso nos permitirá  definir los lugares en donde fijaremos los lodos con arena y grava para minimizar la contaminación con los metales. Estamos hablando de fijación de lodos. El trabajo con equipos separadores nos permitirá eliminar los hidrocarburos de las aguas.

Todo esto tiene fecha: instalación de filtros en las industrias a partir del mes seis. ¿Por qué a partir del mes seis? Porque tenemos que hacer el relevamiento de las industrias, y a medida que avancemos en ese sentido iremos haciendo la instalación de los filtros. A partir del mes seis se hará también la instalación de sistemas de aireación, y del sexto al décimo mes se hará la batimetría, que se hace rápidamente. Una vez que tenemos este estudio podemos recién realizar la fijación de lodos, porque tenemos que ver dónde fijar lodos, y para eso tenemos la batimetría.

En cuanto a la absorción de metales y de materia orgánica, el plan es generar humedales en la boca de efluentes. Ya hay algunos muy deteriorados que vamos a reactivar. Los humedales constituyen una gran herramienta para la absorción de metales pesados, es una herramienta natural de bajo costo y son muy buenos y efectivos. Esto ocurrirá a partir del mes 11, porque necesitamos cierta calidad en los efluentes antes de instalar humedales, para que estos no se mueran.

Luego está la eliminación de hidrocarburos a través de la siembra de bacterias digestoras en determinados lugares. Para esto también necesitamos ciertos parámetros de DDO en la Cuenca para que estas bacterias digestoras sobrevivan. Cuando alcancemos estos parámetros entonces sembraremos las bacterias digestoras y comenzaremos con la eliminación de hidrocarburos. Estas bacterias son muy buenas, y lo que hacen básicamente es digerir los hidrocarburos.

Entonces, respecto de la eliminación de metales y materia orgánica esto lo hacemos a partir del mes 12, cuando tengamos bastante controlada la mayoría de la contaminación orgánica, a través del cultivo de macrófitas acuáticas costeras, que son unas algas. Hay algunas que ya están sobreviviendo en algunos de los márgenes.

Luego viene la oxigenación del agua por actividad fotosintética. Esto se logra a través de la siembra de algas clorofíceas. Esto es muy bueno para oxigenar la Cuenca. Se está utilizando muy bien en otros países y aquí tenemos de estas algas, de modo que las podemos sembrar fácilmente, pero el agua tiene que estar apta para la biota. Es decir, para que estas algas puedan sobrevivir necesitamos esos niveles.

También se hará una evaluación de niveles de contaminantes, que se hará de dos maneras. Primero a través del análisis de muestras de agua, lo que es tradicional. Pero también –y esto está dando muy buenos resultados en otros lugares del mundo- a través de bioindicadores. Básicamente se siembran bioindicadores –que son algas muy sensibles a ciertos niveles de contaminantes- y se obtiene un análisis muy certero del nivel de contaminación en el río.

Pasamos ahora al otro componente, que es el social. En este sentido, nuestro primer programa estará destinado a aumentar el acceso al agua potable de la población de la Cuenca, buscando mejorar  sus condiciones de vida y con ello el fortalecimiento de su salud.

Realizar las obras que permitan controlar o disminuir los riesgos de las inundaciones de ciertos sectores de la Cuenca será el eje de nuestro segundo programa.

El tercero de ellos está destinado a dar atención a la salud de la población que resida en las zonas más afectadas por la contaminación, a los fines de contrarrestar los efectos de ciertas sustancias en sus organismos.

El cuarto programa se refiere a la educación, en el convencimiento de que las decisiones gubernamentales no pueden sostenerse en el tiempo si no son compartidas y construidas con los destinatarios. Es por ello que tenemos este programa de educación con un fuerte contenido de participación social.

La Autoridad de Cuenca define un área de intervención más directa que atiende a la población que se encuentra en zonas de mayor riesgo. Esta área es definida en función de tres variables: las zonas inundables, las zonas de asentamientos y las que se encuentran afectadas de manera más directa por las fuentes de contaminación. Es decir, son estos tres mapas superpuestos.</p>

La decisión de definir y priorizar estos sectores se basa en las convicciones que fundan este Plan y que apuntan a crear marcos de justicia social.

Este es el mapa actual de la cobertura de agua. Fíjense que casi no hay cobertura de agua en la Cuenca. Actualmente alrededor del 35 por ciento de la población de la Cuenca carece del servicio de distribución domiciliaria de agua potable. El resto es abastecido mediante la producción de la Planta San Martín y de la Planta General Belgrano, a las que se suman los pozos de agua locales.

La planta de San Martín produce aproximadamente 2.700.000 metros cúbicos por día y la de General Belgrano alrededor de 1.500.000 metros cúbicos por día, mientras que de los pozos se extraen unos 170.000 metros cúbicos por día.

Vemos ahora la situación futura, después de la obra de agua. El presente plan se diseñó para toda el área de concesión de AySA, en base a una proyección de 5 años. A marzo del 2006 la inversión total sin IVA se estima en 1.965.000.000 pesos, y con la construcción de las obras aproximadamente dos millones de personas se verán beneficiadas.

Se prevé también la realización de 35 obras por convenio con cooperativas de trabajo de la población de La Matanza que beneficiarán a 70.000 habitantes. Esto es importante, porque el saneamiento permitirá dar trabajo a la gente.

Quiero agregar en relación con la obra de agua que tenemos el plazo del 2006 al 2010 en cuanto a las 35 obras por convenio y para nuevos servicios de agua potable a toda la Cuenca el plazo es del 2006 al 2015.<br /> <br /> En cuanto a drenajes fluviales, son muy importantes para minimizar los impactos de las inundaciones y, por supuesto, en la actual situación de contaminación de la Cuenca las inundaciones constituyen un impacto muy importante para la salud de la población. Es decir, no se trata sólo de la pérdida de bienes materiales sino también, en el pasado, de la pérdida de vidas humanas.

El objetivo del presente componente del Plan es el de minimizar las inundaciones causadas por la sudestada y las precipitaciones e impedir el ingreso de las aguas a la zona urbanizada cuando ocurran crecidas extraordinarias, ya sea por precipitación o sudestadas.

Es muy importante destacar que el río Matanza-Riachuelo es un río de llanura. Por lo tanto, es bastante engañoso en cuanto a su lecho y hay mucha población viviendo en zona inundable. Es más, hay urbanizaciones en zonas inundables.

Este plan incluye estaciones de bombeo y obras complementarias, facilitar el drenaje de las subcuencas urbanas; controlar y atenuar los picos de crecidas de los principales tributarios; evitar el desborde fuera de su cauce del río Matanza-Riachuelo o de sus tributarios, en especial en las zonas de Santa Catalina, San Sebastián y La Salada, así como también parte de Laferrère, y permitir la rápida evacuación de algunos tributarios al río Matanza-Riachuelo.

Las obras de desagües pluviales previstas son: Arroyo del Rey, que ya está en ejecución, se va a terminar en 2007, con cobertura para unas 46 mil viviendas y a 196 mil personas, aproximadamente; el Arroyo Unamuno, que estaba previsto también en el PGA, también se va a terminar en 2007, y está incluido en el proyecto de ley de presupuesto, también con cobertura a unas 46 mil viviendas,  y a unas 196 mil personas. Luego está Villa Insuperable, con el troncal y empalme del Arroyo Cildañez. Esta obra ya está licitada, y esperamos que en 2007 la tengamos terminada.

No quiero agobiar a la Corte con el nombre de las obras. Quizás rápidamente puedo decir que hay cuatro obras de drenajes pluviales en ejecución, que se van a terminar en 2007. Son todas muy importantes. Realmente con este plan vamos a solucionar el problema de las inundaciones

Esta obra que señalo ya está en licit

Necesita algún tipo de asesoramiento legal?

No dude en consultarnos